Textura

La comida es cada vez más una fuente de orgullo e identidad y los consumidores son más sofisticados que nunca. Los programas de televisión y las redes sociales sobre cocina, como Pinterest e Instagram, contribuyen enormemente a este efecto. Por ejemplo, en Norte América, 1 de 10 consumidores afirma sentirse influenciado por las redes sociales para comprar determinados alimentos y bebidas [1].

Como consecuencia, vemos una tendencia a crear recetas más osadas y complejas, tanto en los hogares como en los servicios de catering y en las industrias. Cada vez más, los conceptos de sorpresa, diversidad y satisfacción no solo están impulsados por el sabor sino por la experiencia sensorial general de consumir una comida o una bebida determinada. La presentación, el aroma y, cada vez más, también la textura, son maneras en las que uno puede diferenciarse en un mercado lleno de ofertas competitivas. De acuerdo con Mintel [2], la textura es el nuevo elemento a tener en cuenta: "... es la próxima cara de la formulación que puede ser aprovechada para brindar a los consumidores experiencias interactivas y dignas de documentar".

La textura como una experiencia para Starbucks Asia

Starbucks Asia anunció recientemente tres nuevas experiencias sensoriales para los clientes en forma de sus bebidas Frappuccino. "Experimentamos con diferentes combinaciones de sabores para crear nuevas experiencias sensoriales", dijo Michele Waits, Vicepresidente de Marketing y Categoría, Starbucks Asia Pacífico. "Las sorprendentes capas, las texturas y los sabores hacen que cada Starbucks Frappuccino sea diferente (...) Una bebida excelente no siempre tiene que ver únicamente con el sabor. Puede ser una completa experiencia sensorial".

¿Cómo podemos ayudarlo a aprovechar la oportunidad?

Cuando hablamos sobre gelatinas, hablamos de textura. Esto es lo que mejor hace la gelatina: aportar a comidas comunes texturas extraordinarias. Su viscosidad, elasticidad, formación estable de espuma, cremosidad y la sensación de suavidad que lleva a la boca contribuyen a la experiencia sensorial general al comer o beber algo delicioso.

Con CRYOGEL® como ingrediente para mezclas e INSTAGEL® para uso directo como producto, PB Leiner apuesta a más. Gracias al corto tiempo de preparación, la posibilidad de dosis convenientes y la solubilidad sin necesidad de calor, tanto cocineros domésticos como profesionales, pueden realizar fácilmente recetas que combinan diferentes texturas en una. Asimismo, todo esto se logra en mucho menor tiempo.

Además, dado que no requiere calor, los ingredientes alcohólicos u otros ingredientes volátiles conservan sus cualidades aromáticas, lo que también se suma a una experiencia sensorial general aún mejor. 

[1] "Richer Experiences", Innova Market Insights, July 2018; [2] Global Food & Drink Trends 2018, Mintel.